El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

HISTORIA DEL EXAMEN DE ADMISIÓN

Historia de la Prueba de Aptitud Académica

En la década de 1960, el modelo de examen del Bachillerato que se había aplicado durante más de un siglo, al masificarse cada vez más, recibió diversas críticas relativas a su rigurosidad como sistema de selección de alumnos para las universidades chilenas.

Estos cuestionamientos fueron fundamentales para que en 1963 un grupo de investigadores de la Universidad de Chile, sobre la base de estudios desarrollados desde mediados de la década de 1950, aplicaran experimentalmente una nueva prueba, tanto a los estudiantes de primer año universitario como a alumnos de último año de enseñanza media. Los resultados de esta investigación y aplicación dieron origen a la Prueba de Aptitud Académica (PAA), inscrita como propiedad intelectual de la Universidad de Chile el 22 de octubre de 1965, bajo el registro N° 30.965.

En sesión del 7 de septiembre de 1966, el Consejo Universitario de la Universidad de Chile acordó aplicar la PAA como mecanismo de selección e ingreso a la totalidad de sus carreras. Además, este sistema fue puesto a disposición de las otras siete universidades existentes en la época, en la medida en que éstas quisieran utilizarla como mecanismo de selección. En ese mismo año, se promulgó la Ley N° 16.526 que suprimió el Bachillerato y estableció la Licencia de Enseñanza Media como uno de los requisitos legales de ingreso a las universidades.

En este contexto, el 11 de enero de 1967 se aplicó por primera vez la Prueba de Aptitud Académica de la Universidad de Chile a nivel nacional y para todas las instituciones de educación superior. Esta batería de pruebas se mantuvo vigente durante 35 años, en los cuales fue sometida a constantes revisiones y adecuaciones acordes con las necesidades que debía cumplir. Por ejemplo, inclusión de pruebas especiales para ingresar a determinadas carreras.

Cabe señalar que, junto con la aplicación del instrumento de medición educacional conocido como PAA, la Universidad de Chile, por mandato de las Universidades que conforman el Consejo de Rectores, también efectúa la selección de postulantes a cada una de ellas, conforme a los requisitos de sus respectivas carreras considerando, además de las pruebas de selección, las notas de enseñanza media obtenidas por los postulantes.

 

Sedes Regionales: La Causa Colateral

La Universidad de Chile, durante la década de 1960, realizó un importante proyecto de ampliación hacia distintas zonas del país mediante la creación de las sedes regionales. Este plan, gestado bajo la rectoría de Juan Gómez Millas, tuvo el objetivo de impartir educación superior, preferentemente, para la formación de profesionales necesarios para el desarrollo de las zonas respectivas, y logró que la matrícula aumentara en más de 3 mil alumnos a nivel nacional a fines de esa década. La posibilidad de acceder a la educación superior en la región del postulante incidió para que la PAA sea aceptada como método válido de selección.

Las primeras sedes regionales fueron creadas en Temuco y La Serena en el año 1961, bajo el nombre de colegios regionales. Posteriormente surgieron las sedes  de Antofagasta (1963), Arica (1965), Iquique (1965), Talca (1965), Osorno (1965) y Ñuble (Chillán, 1966), las cuales vieron cambiar su denominación a Centros Regionales y posteriormente fueran reconocidas oficialmente como Sedes.

En 1967, coincidiendo con  la primera generación que rindió la PAA, las sedes regionales tuvieron un ingreso de 3.093 matriculados, de los cuales un 76 por ciento provenían de establecimientos fiscales de enseñanza media.

Agradecimientos: Centro de Documentación - Depto. Pregrado U.de Chile